Un fantástico fin de semana

Un fantástico fin de semana

¡Hola gente guapa!

A las puertas del fin de semana, vengo a contaros lo intenso, fantástico y maravilloso que fue mi pasado fin de semana. A ver si así vuelvo a tener uno tan completito, divertido, de esos que regeneran y te hacen sentir la mar de bien, ¡y espero que vosotros también!

Empezó la mañana del sábado con un shooting con mi particular fotógrafo, Fran Pacheco, en un lugar precioso, un invernadero, el Palacio de Cristal de Arganzuela. Y para un mayor deleite de la sesión, de fondo varios Dj’s experimentando con la electrónica, en un proyecto llamado Nodo Invisible, de la mano de Possible Others. ¡En el próximo post os enseñaré las fotitos!

Tras una mañana de trabajo y placer, comida rica y un poco de descanso, ya que la tarde y noche se presentaba movidita. Tocaba ponerse guapos para acudir al cumpleaños de dos grandes amigos, que además me tenían este detallazo preparado. 

El hashtag #graciasMiri, es decir yo, en honor a mi adoración por la purpurina, el “brilli brilli” como diría La Vecina Rubia, y en honor a haberlo compartido con el resto en cada festival, y cada evento, para que todxs brillemos con highlighter, que diría Rosalía. Una gran noche de risas y felicidad entre amigos, que culminó viendo y disfrutando la sesión, ¡y qué gran sesión, un temazo tras otro, sin tregua!, de Ángel Carmona en el Ocho y Medio. En definitiva, una gran noche. 

Y el domingo, aún arrastrando cansancio pero con muchas ganas, comida de nuevo en pareja y entre amigos en Gallinejas Embajadores 84, un sitio castizo, con solera, donde la relación calidad/precio es inmejorable y el trato estupendo. Aunque eso sí, tiene que gustarte la carta que ofrecen… Y para que la tarde del domingo se hiciera menos dura directos al Matadero a ver el concierto de Las Chillers en el Festibal con B de Bici. Un gran concierto, y sobre todo muy muy divertido a la par que reivindicativo, de estas grandes que nunca defraudan a pesar del calorazo, y algún fallo técnico. Rocío, yo también estoy contigo, no digo más ;). Durante algo más de una hora bailamos, cantamos a voz en grito y finalizamos la tarde del domingo con una grata sensación de euforia y unas sonrisas ocupándonos toda la cara. ¡Y a descansar a casa!

Un finde intenso, que me dejó con un gran sabor de boca, bueno por supuesto, y con la sensación de que así debería ser siempre. Aprovechando la vida al máximo. 

¡Besitos y no dejéis de soñar!

Fotografía por: ©photopachi. Más fotos de Las Chillers en su web.

Posted by on 22 septiembre, 2018

¡Cuéntame!